Nota positiva

Adiós a las tinieblas en cinco veredas de Montería

Imagen de archivo.

Más de 300 familias campesinas de las veredas San Francisco, El Olleto, San Miguel, La Octavia y San Diego, ubicadas en el corregimiento de Loma Verde, zona rural de Montería, quien tenían más de 50 años de vivir en la oscuridad, cuentan desde hace dos meses largos con energía eléctrica gracias al proyecto de electrificación rural de la EPM Empresa de servicios públicos de Medellín, esto debido a que los beneficiarios residen a un kilómetro del departamento de Antioquia. El proceso se realizó de manera concertada entre la comunidad y la empresa.

Tomarse un jugo de fruta frío, saborear un helado, guardar el pescado en la nevera, ver televisión a cualquier hora, escuchar un vallenato en el equipo de sonido los domingos y bailar con los vecinos, son actividades que hoy encienden la alegría en estas veredas.

Estas cosas sencillas de la vida –que hasta ahora no eran fáciles de obtener-tienen de fiesta a 5 veredas ubicadas en Loma Verde, el corregimiento mas lejano de la capital de Córdoba a las que sólo se puede llegar después de cuatro horas de viaje si la via terciaria esta en buen estado puesto que en la mayoría de los meses esta en mal estado. Hoy más de 300 familias de San Francisco, El Olleto, San Miguel, La Octavia Y San Diego son beneficiarias de un proyecto de electrificación que realizó EMP, de la mano con los lideres de esa comunidad.

Alex Torres, líder comunal afirmó que “este es un logro de todas las comunidades resultado del diálogo y la concertación. Todas las personas están felices con cosas tan sencillas como poder congelar el pescado, pues las carnes había que ahumarlas y salarlas para que las pudiéramos conservar. Ahora las madres pueden licuar, guardar las frutas o hacer helados. Queremos provechar esta electrificación para generar empresas para esta región”, a la vez que recordó que la energía en estas veredas era escasa y costosa porque se suministraba con plantas de combustible.

Alex Torres, líder comunal de Loma Verde, Montería.

Recalcó que esta es la prueba de que “sí se pueden hacer proyectos articulados entre el sector privado y las comunidades. Este es un modelo para replicar en otros sectores , pues con comunidades organizadas podemos hacer desarrollo y crecer”.

Finalmente resaltó que dicho proyecto marca una historia de gran alegría y esperanza para las comunidades pues “las familias están mejorando su calidad de vida, tienen un bombillo, lámpara, neveras, ya están vendiendo productos fríos… pero en temas de educación, vamos a poder darle uso a varios computadores que teníamos fríos y que “calentábamos”con plantas.”

Noticias destacadas

arriba
A %d blogueros les gusta esto: