Actualidad

Alias ‘Manteco’, es el nuevo hombre de confianza de ‘Otoniel’: Policía Nacional

El capo del Clan de Golfo Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, fortaleció su seguridad tras un pacto que logró con Joverman Sánchez Arroyave, alias Manteco, un exfarc que se alejó del proceso de paz y decidió seguir de la mano del narcotráfico.

El narcotraficante más buscado del país es Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, de  48 años de edad, por él  gobierno de Estados Unidos ofrece hasta cinco millones de dólares y  el de Colombia hasta 3 mil millones de pesos en recompensa por información que facilite su ubicación y captura.

Úsuga David es considerado como la cabeza de la red denominada ‘clan del Golfo’, que envía toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos por la región de Urabá.

Contra Otoniel hay más de 120 procesos abiertos por todo tipo de crímenes y una circular roja emitida por Interpol por homicidio múltiple agravado, secuestro múltiple agravado, secuestro y concierto para delinquir.

Desde hace cinco años la Fuerza Pública desarrolla una operación sostenida denominada Agamenón para lograr la captura o muerte de ‘Otoniel’, la operación ha dado resultados contundentes como la incautación de más de 400 toneladas de cocaína y la muerte de los hombres más cercanos y de la primera línea de mando del ‘Clan’, como lo eran alias Gavilán y el ‘Indio’, pero aún no se ha logrado la captura del máximo jefe de la organización.

Por orden del presidente Iván Duque, Agamenón se fortalecerá en el primer semestre de este año con la prioridad por parte del Ejército y la Policía de ubicar y capturar a ‘Otoniel’.

EL TIEMPO conoció un informe de la Policía Nacional que da cuenta de la situación actual del hombre más buscado en el país. Este documento será la base para las operaciones de inteligencia que se adelanten en su contra.En el documento se advierte que alias Otoniel no ha salido de Colombia y que su zona de injerencia sigue siendo el nudo de Paramillo.

Se mueve constantemente en la zona rural de los municipios antioqueños de Ituango, Mutatá, Chigorodó y Carepa, que limitan con Tierralta, Montelíbano y Puerto Libertador, en Córdoba.

“Su grupo de seguridad ha adecuado muebles rústicos -construidos en madera y paja- donde pernocta en lugares aislados. Está en el mismo punto entre dos y cinco días máximo para evitar ser ubicado por la Fuerza Pública”, se lee en el informe.

De igual forma, se estableció que ‘Otoniel’ mantiene el control total del ‘Clan del Golfo’ y que por ello cuenta con cerca de 20 hombres que hacen parte de su primer anillo de seguridad.

Los anillos externos estarían conformados por componentes armados que podrían llegar a sumar más de 200 hombres en armas y harían presencia en zonas campamentarias móviles

“Los anillos externos estarían conformados por componentes armados que podrían llegar a sumar más de 200 hombres en armas y harían presencia en zonas campamentarias móviles ubicadas estratégicamente en el sector del nudo del Paramillo”, resalta el documento.

Hasta esos campamentos llegan mujeres que su grupo de seguridad contrata para que le presten servicios sexuales al narco, a ellas les pagan en efectivo “muy buenas sumas de dinero, que incluye su silencio sobre la amenaza de muerte”, resalta el informe.

Por su estado de salud -tiene presión alta y diabetes-, ‘Otoniel’ recibe atención médica en las veredas. “A los médicos les pagan muy bien por sus servicios y silencio”. Además, le están tratando un problema en los riñones debido a los largos viajes en mula que lo tienen “sin consumir licor desde hace algunos meses”, señala el reporte.

La seguridad del capo se fortaleció con base en un pacto que logró con Joverman Sánchez Arroyave, alias Manteco, un exfarc que se alejó del proceso de paz y decidió seguir de la mano del narcotráfico.

‘Manteco’ fue comandante del frente 58 de las Farc, con injerencia en el sur de Córdoba y norte de Antioquia, y aunque al principio, cuando entró en disidencia, se enfrentó al ‘Clan’, se estableció que hace más de un año es aliado de ‘Otoniel’, a cambio de controlar algunos laboratorios para el procesamiento del alcaloide y la coca producida.

Organigrama Clan del Golfo
Alias Chiquito Malo es el segundo de la red criminal y hombre de confianza de ‘Otoniel’

¿Cómo se está comunicando ‘Otoniel’?
De acuerdo con el documento, el máximo jefe del ‘Clan’ tiene a su servicio una red de correos humanos. Ese es su medio de comunicación principal para evitar ser interceptado por los organismos de inteligencia.

Estaría coordinado su organización a través de mensajes de voz entregados en grabadoras y memorias USB, pues su voz es la clave de la veracidad de sus órdenes para su círculo cercano.

De otro lado, a sus dos hombres de confianza: Jovanis de Jesús Ávila Villadiego, alias Chiquito Malo y Darío Úsuga Torres les estaría dando las instrucciones para mover la cocaína.

Muy rara vez ‘Otoniel’ utiliza un celular, pero en caso de hacerlo estaría utilizando aplicaciones encriptadas y comunicaciones cifradas, además de radios en banda VHF a dos metros con tecnología de encriptación.

Los hombres encargados de la seguridad de ‘Otoniel’ pagan todo en efectivo y el dinero viene directamente de las oficinas de cobro que mantienen en Medellín y Bogotá. Además, están utilizando el llamado token, “el pago mediante mercancía de contrabando que ingresa al país por diferentes lugares”.

Hace seis meses estuvieron a punto de capturar a ‘Otoniel’
El comando especial ‘los Lobos’ de la Policía llevaba 15 días sobre las aguas del río Manso y hace unos seis meses divisaron una pequeña embarcación en la que se movilizaban 7 personas. Eran las 10 de la mañana.

Uno de esos hombres llevaba un pasa montañas negro. Al llegar a determinado punto donde había una casa de madera, la embarcación se detuvo y empezaron a descender los ocupantes de la misma. El hombre del pasa montañas se lo retiró y quedó al descubierto la cara del capo de los cinco millones de dólares.

‘Otoniel’ ingresó al rancho y los policías, que eran 10, tomaron posiciones para avanzar al lugar. Pero en cuestión de segundos llegaron a la zona más de 70 hombres, con armas de largo alcance, lo que por lógica de supervivencia obligó a los uniformados abortar la misión.

Tomado: El Tiempo-

Noticias destacadas

arriba