Judicial

Tres médicos y un enfermero fueron condenados por homicidio culposo en Montería

Se conoció un fallo condenatorio emitido por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Montería, en el cual se impone una pena de cuatro años de prisión domiciliaria contra tres médicos y un enfermero por el delito de homicidio culposo.

Se trata de Carlos Mario Camargo Correa, Rafael Ignacio Martínez Jiménez, Adriana Margarita Buelvas Bustillo y el enfermero Juan Carlos Gómez Flórez.

La condena contempla además, una multa de 57.4 SMLMV y la inhabilitación del ejercicio de derechos y funciones públicas también durante 4 años por los hechos registrados en el mes de abril del año 2010 de acuerdo con lo expresado en el fallo condenatorio.

Según la decisión judicial, la víctima identificada como Saleth Kaliope Espitia Villadiego, de 14 años de edad, falleció como resultado de desatención y procedimientos equivocados por parte del personal médico y paramédico que la atendió después de haber ingresado a urgencias de la Clínica Montería, con fiebre y dolor de cabeza.

Se precisa en el fallo que, teniendo en cuenta los síntomas, a la paciente le aplican dos dosis del medicamento de Dipirona y una dosis del medicamento de Diclofenaco que le causaron una reacción alérgica, tal y como está documentado en la historia clínica, dicha situación evidenció que no se le dio el manejo acorde con los protocolos médicos, los cuales de haberse implementado hubiesen evitado la muerte de la menor.

En el fallo se plantea que “la menor ingresó con dolor de cabeza y fiebre, se le aplicó una dosis de Dipirona para atacar el mal, como la paciente no mejora le aplican una dosis de Diclofenaco y la menor hace alergia a los medicamentos y no obstante a lo anterior, se le da de alta y se manda para la casa sin atender y atacar en debida forma la situación, tal y como lo indican los protocolos médicos”.

Al tiempo se indica que “más tarde la menor regresa con el cuadro alérgico más grave y en vez de resolverse el problema como lo indican los protocolos, lo que se hizo fue agravarlo con la desatención que se le presentó y aplicándole otra dosis de Dipirona, lo cual no solo estaba contraindicando sino que era mortal, lo que así sucedió, pues agravó la situación de la paciente y esta falleció”.

Pese a lo establecido, la decisión conocida el pasado 12 de noviembre del presente año, fue apelada.

Tomado: Claudia Hernández.

Noticias destacadas

arriba